Revisando el futuro

Euroembalaje

Renovar la identidad de una empresa familiar con cuarenta años de vida implica un doble reto: ser respetuosos con su historia y, al mismo tiempo, proyectarla hacia el futuro. Encontrar el equilibrio entre el heritage y la necesidad de cambio. Si a esto le añadimos un cliente que sabe muy bien de qué habla -Diseñar por una marca de packaging es como vestir un sastre- el reto es todavía más estimulante.